Diogenes Taborda y Federico Valle




Federico Valle El cine de animación en la Argentina tiene una historia no solo breve sino esporádica y salteada; breve por la cantidad, no por el tiempo. Ya que en 1917 hubo un productor llamado Federico Valle que se empecinó en hacer mover unos dibujos en papel de lo que surgió el primer largometraje animado en la historia mundial. (Dato poco conocido y poco promocionado por algunos cines dominantes): se llamaba El apóstol y tenía un crítico tono político hacia el gobierno de ese momento.En una especie de desenfreno por hacer o improvisar películas. Federico Valle produjo dos expresiones impredecibles: "El apóstol" ( 1917), sátira al flamante presidente Hipolito Yrigoyen, en dibujo animado; con el concurso "'de los dibujantes Quirino Cristiani y Diógenes Taborda y el arquitecto Andrés Ducaud, y "La Carmen criolla" o "Una noche de gala en el Colón" (1918), con las personalidades del momento caricaturizadas en marionetas, según un paciente diseño de Ducaud. Ambas películas eran de largometraje, como la inmensa mayoría filmada desde 1914, una característica poco frecuente en el género. En un congreso de cine de animación realizado en Berlín, 1970, se reconoció que "El apóstol" es cronológicamente el de primer largo en dibujo realizado en el mundo, pues precedió al norteamericano "El hundimiento del Lusitania", de Winsor McCay, a quien exigió ventidos meses de trabajo y veinticinco mil dibujos. El equipó de "El apóstol" debe de haber sido más numeroso pues en doce meses confeccionó cincuenta y ocho mil dibujos.Pero en lo inusitado llevan también una delantera "El último malón" y "Juan sin Ropa" (1919). La primera fue una única intentona cinematográfica de Alcides Greca, cuentista y novelista, jurisconsulto y político radical.
0